Low Pressure Fitness Journal

prolapso

CONSEJOS PARA EL PROLAPSO

Hablar de prolapso o descenso de los órganos pélvicos sigue siendo un tema tabú.

 

Sin embargo, aunque mucha gente desconoce en qué consiste. La realidad es que son muchas las mujeres que sufren este tipo de problemas. Aunque suelen diagnosticarse y dar la cara a partir de los 45-50 años, el inicio del prolapso surge años antes. A partir de la menopausia, el deterioro de la musculatura del suelo pélvico es cada vez mayor, pero el “origen” se produce tras una lesión del postparto sin recuperar, por practicar de forma reiterada deportes de impacto,…

 

Si llegas a ese punto, con un prolapso patente, te puede limitar la calidad de vida, creando síntomas como incontinencia o molestias pélvicas.

 

Lo peor de todo es que con 50 años sigues llevando una vida activa: a pesar de que estás en un momento positivo, puedes verte frenada a la hora de poder continuar con tu día a día.

 

No puedes salir con tus amistades o hacer deporte ya que te limita la situación del prolapso, sin menospreciar que puede afectar a tu relación de pareja de cara a tener relaciones íntimas, creando problemas de confianza y autoestima.

 

¿Sospechas que tienes un prolapso?

Aunque puede ser inicialmente asintomático, algunos de los síntomas que pueden dar indicios de un prolapso son:

1º Sensación de pesadez, notar que tienes incomodidad o, incluso, dolor en la zona baja del vientre.

2º En ocasiones puedes llegar a notar la sensación de un cuerpo extraño o que notes que algo desciende en la zona vaginal.

3º Alteraciones urinarias como infecciones urinarias reiteradas.

Incontinencia urinaria de esfuerzo.

5º Dificultad para la penetración en las relaciones sexuales.

6º Otras alteraciones como incontinencia fecal, estreñimiento, incapacidad para coger peso, etc.

 

CONSEJOS FRENTE AL PROLAPSO 

 

La prevención es la clave

Como comentaba anteriormente, con gran frecuencia padecer un prolapso con síntomas a partir de los 45 años puede ser debido a un origen anterior.

 

 En este sentido, en un estudio recientemente se ha demostrado que casi la mitad de las mujeres que sufren trauma del suelo pélvico en el parto, llegan a padecer un prolapso años después.

 

Por este motivo, es importante la concienciación sobre este problema y tratar de evitar llegar a ese punto.

 

En relación a ello, si tienes un factor de riesgo, como puede ser el ejemplo anterior de haber sido madre recientemente (y más aún si tuviste un trauma perineal), toma nota de estas recomendaciones:

 

Algunos consejos para prevenir la lesión son:

 

1 Evita toda aquella actividad que produzca hiperpresión intraabdominal.

Teniendo en cuenta este consejo, es recomendable que evites practicar los ejercicios que puedan estar provocando a largo plazo una lesión perineal.

 

Aquellos ejercicios que puedes ser agresivos son aquellos como:

  • Ejercicios de Impacto como el Running.
  • Aquellos con saltos reiterados como volley, trampolín.

Además, hay otras actividades con las que conviene ser prudente.

Un ejemplo de ello sería a la hora de practicar Pilates, ya que, aunque esta actividad puede tener múltiples beneficios (como puede ser en la postura, equilibrio,…), si se practica de forma global e inespecífica puede incluir ejercicios lesivos, como pueden ser algunos abdominales (como “el cien”)

 

evita abdominales tradicionales que aumenten la presión

Es por ello importante evitar estas actividades también si estas en grupo de riesgo (como es el caso de estar en un postparto con lesión perineal).

 

En caso de que hayas pasado la situación de riesgo, si piensas acudir a centro de estas características acude a un centro con instructor especializado y participa en un grupo reducido o individual, donde sepan evitar ejercicios que puedan provocar el aumento de hiperpresión.

 

En el supuesto de que vayas a practicar alguna actividad que pueda ser lesiva a largo plazo, puedes minimizar el posible impacto si tienes en cuenta una serie de recomendaciones:

 

1.- Levantamiento de pesas: Evita levantar objetos pesados, sobre todo desde el suelo (es mejor que sostengas objetos pesados desde la altura de la cintura).

Nunca levantes un peso que pueda realizar una tensión o sobreesfuerzo para tu suelo pélvico.

2.- Durante la práctica del ejercicio o al coger bolsas de la compra: Si realizas una contracción perineal previa a ejercer la carga, puedes minimizar un posible impacto.

3.- Realiza el ejercicio con la correcta postura, protegerás a tu suelo pélvico. Si haces algún ejercicio (como mancuernas para brazos), si estás sentada evitarás un posible impacto.

4.-  Amortigua un posible impacto con un tampón protector: se trata de dispositivo desarrollado para evitar sufrir lesiones futuras. Se aplica como un tampón convencional y es reutilizable.

cuidados a tener en cuenta en el suelo pélvico

 

En el caso de practicar running, otro modo de poder proteger tu suelo pélvico además del uso del tampón protector, es utilizando un cinturón pélvico que estabilice la pelvis.  El cinturón te ayuda a mejorar la estabilidad sin inmovilizar la zona lumbar, propiciando la alineación correcta corporal.

 

  1. Ponte en forma de modo saludable

Está muy bien querer estar en forma, y más en casos como en el postparto, pero no hay que olvidar que el cuerpo tiene que recuperarse de la forma adecuada.

 

Por ello lo más recomendable es ponerse en manos de un profesional cualificado y realizar actividades que no sean hiperpresivas y que te ayuden a recuperar el suelo pélvico, al mismo tiempo de que trabajas la postura o fortaleces la cincha abdominal, tan importantes para asegurarte de que a largo plazo no sufres un problema de prolapso.

 

En este sentido, realizar ejercicios hipopresivos, como los del sistema Low Pressure Fitness, son una opción ideal para prevenir lesiones perineales como el prolapso.

 

La realización de ejercicio a baja presión, al mismo tiempo de que se hace un entrenamiento global que te ayudará a recuperarte de forma saludable de la posible inactividad durante el embarazo (no solo para el trabajo abdominal, sino para poner a funcionar la reeducación postural alterada durante el embarazo, realizar técnicas respiratorias,…).

 

Gracias a que es un entrenamiento global pero “de bajo impacto”, puedes entrenar de forma saludable y sin riesgos, además de que al mejorar la estática abdomino-perineal influyes de manera positiva de cara a prevenir el prolapso.

 

Además de ello, si de por si la práctica de esta actividad es beneficiosa, gracias al efecto de vacío se genera un efecto de “descongestión” a nivel visceral que ayuda a recolocar los órganos internos, con su consecuente beneficio de cara a evitar descensos de los órganos.

 

Un ejemplo de ejercicio sencillo de Low Pressure Fitness para comenzar sería una postura como la de Atenea, de pie con las piernas ligeramente separadas.

aprende ejercicio hipopresivo para prolapso

  1. Tras la debilidad…fortalece el suelo pélvico

Tras lo dicho anteriormente, no sólo es recomendable realizar ejercicios que no lesionen a tu suelo pélvico sino ejecutar aquellos que ayuden a fortalecerlo.

 

Por eso en este punto vuelvo a recomendar nuevamente realizar actividades como Low Pressure Fitness, ya que estás ayudando al suelo pélvico a fortalecerse y recuperarse.

 

Además, en el caso de que seas consciente de que hay una debilidad patente (aunque sea asintomática y no padezcas aún un prolapso), pero que no sepas realizar correctamente ejercicios perineales específicos, puedes ayudarte de dispositivos como los de biofeedback pueden ser de gran ayuda para orientarte.

 

  1. Recuerda: No siempre se trata sólo de fortalecer

Además, siguiendo con el ejemplo de prevenir un prolapso si has tenido un trauma obstétrico, tienes que tener presente que cada caso es distinto y que puedes llegar a tener distintos problemas de disfunción, como por ejemplo padecer debilidad muscular perineal postparto al mismo tiempo que padecer molestias debidas a la inadecuada curación de la lesión perineal.

 

En ese supuesto, si no se trata el problema inicial doloroso puede traer consecuencias a largo plazo como dolor en relaciones sexuales mantenido (dispareunia) por hipertono muscular.

 

Es por ello que siempre es importante ponerse en mano de un profesional tanto de la salud como los fisioterapeutas del suelo pélvico (si o si) para recuperarte plenamente y realizar ejercicio con especialistas como los trainers certificados en Low Pressure Fitness. 

 

Victoria Zamora
Directora de @saludpelvica

Low Pressure Fitness Journal. Editado en Vigo por International Hypopressive & Physical Therapy Institute S.L. ISSN 2605-1966.
  • La formación presencial

    La certificación LPF está dirigida a profesionales de la actividad física y la salud. Consta de 45 horas de formación presencial dividido en 3 niveles de 15 horas cada uno.

    Ha sido cuidadosamente diseñado para que desde el primer nivel puedas empezar a poner en práctica los primeros ejercicios estáticos de forma individual hasta llegar a conocer una gran variedad de ejercicios dinámicos. Podrás aplicarlo tanto en sesiones individuales como en clases colectivas.

    Tras la superación de esas 45 horas el alumno podrá acceder a la certificación a través de la superación de un examen online.

    Nivel 3

    CONTENIDOS TEÓRICOS

    • LPF y técnicas neurodinámicas
    • LPF y liberación miofascial
    • LPF y fisiología respiratoria
    • LPF y sistema emocional
    • Sistema neurovegetativa
    • Biomecánica pelviperineal

    CONTENIDOS PRÁCTICOS

    •    Ejercicios LPF del Nivel 3
    •    Ejercicios preparatorios de liberación miofascial
    •    La comunicación y enseñanza de LPF
    •    Integración de LPF a diferentes metodologías de entrenamiento y contextos
  • La formación presencial

    La certificación LPF está dirigida a profesionales de la actividad física y la salud. Consta de 45 horas de formación presencial dividido en 3 niveles de 15 horas cada uno.

    Ha sido cuidadosamente diseñado para que desde el primer nivel puedas empezar a poner en práctica los primeros ejercicios estáticos de forma individual hasta llegar a conocer una gran variedad de ejercicios dinámicos. Podrás aplicarlo tanto en sesiones individuales como en clases colectivas.

    Tras la superación de esas 45 horas el alumno podrá acceder a la certificación a través de la superación de un examen online.

    Nivel 2

    CONTENIDOS TEÓRICOS

    • Organización de la sesión de LPF (carga, estructura, ritmo respiratorio)
    • Valoración inicial: cuestionarios y anamnesis
    • Valoración funcional: pruebas respiratorias y relacionadas con práctica de hipopresivos

    CONTENIDOS PRÁCTICOS

    •    Propiocepción y fortalecimiento músculos respiratorios
    •    Ejercicios, transiciones y progresiones de los ejercicios intermedios Nivel 2
    •    LPF en movimiento Nivel 2
    •    Adaptaciones metodológicas de la enseñanza de LPF
    •    Metodología y procedimiento avanzado para la clase colectiva y grupos reducidos
  • La formación presencial

    La certificación LPF está dirigida a profesionales de la actividad física y la salud. Consta de 45 horas de formación presencial dividido en 3 niveles de 15 horas cada uno.

    Ha sido cuidadosamente diseñado para que desde el primer nivel puedas empezar a poner en práctica los primeros ejercicios estáticos de forma individual hasta llegar a conocer una gran variedad de ejercicios dinámicos. Podrás aplicarlo tanto en sesiones individuales como en clases colectivas.

    Tras la superación de esas 45 horas el alumno podrá acceder a la certificación a través de la superación de un examen online.

    Nivel 1

    CONTENIDOS TEÓRICOS

    •    Concepto hipopresivo
    •    Necesidades y posturología
    •    Anatomía y fisiopatología abdomino-pelviana y respiratoria
    •    Objetivos de la práctica de LPF
    •    Biomecánica pelvi-perineal al esfuerzo
    •    Fisiopatología pelvi-perineal
    •    Valoración de la estática abdomino-pelviana
    •    Evidencias científicas y prácticas

    CONTENIDOS PRÁCTICOS

    •    Procedimiento, precauciones y competencias profesionales
    •    Fundamentos técnicos de iniciación, ejercicios, transiciones y progresiones.
    •    Ejercicios de liberación miofascial diafragmática
    •    Hipopresivos de nivel 1
    •    Metodología y procedimiento para la aplicación de LPF en el Entrenamiento personal